A Little Bit Longer And I'll Be Fine

Sep 14
CAPÍTULO FINAL :).

Todos nos encontrábamos en un día de campo, la familia de Nick & mi familia. Mis hijos jugaban con su prima & platicaban con sus abuelos. Mientras, Lizbeth, Kevin, Dani, Frankie, Nick y yo platicábamos de cosas sin sentido. 

Comimos carnes asadas, nuestras favoritas. Mientras Joe y Frankie jugaban con sus sobrinos soccer nosotros les tomábamos fotos & ellos sonreían invitándonos a jugar, pero no teníamos ganas. Esa era una de las razones por las cuales los niños los adoraban.

Cayó la noche. Prendimos una enorme fogata, al rededor estábamos todos. Asábamos bombones, eran nuestros preferidos.

-Es increíble como ha pasado el tiempo. -Dijo Danielle sonriente.

-Es increíble. Realmente no pensé que todo cambiaría tanto. -Dijo Kevin.

-A veces, desperdiciamos tiempo de la vida en cosas que no valen la pena, o juzgamos sin conocer. _______, lamento haber hecho eso. Hoy en día te admiro, eres una excelente madre. -Dijo Denise, yo acerté con la cabeza.

-Es magnífico ver que la familia Jonas cada vez sea más grande y hermosa, los amo familia -Dijo Paul.

Lizbeth & Frankie solo sonreían, a ellos en realidad seguían sin importarles este tipo de cosas cursis.

-Hija, te amo. Muchas gracias por estar para mí siempre. Y tú Nick, gracias por hacer a mi hija la persona más feliz del mundo.

-Hey Hey, ¿dónde quedo yo? -Espetó Joe. -Ah, ustedes saben que los amo a todos, amo a mis sobrinos, a mis hermanos, a mis cuñadas, a todos. Amo seguir saliendo de gira como desde hace años. Cuando éramos unos niños. -Dijo Joe casi con un nudo en la garganta.

-Exacto hermano, amamos esto. A esto nos dedicamos. Yo quiero que sepan que los amo & todos los días agradezco infinitamente a Dios por tenerlos a mi lado. Y como algún día lo dije: “Seamos la mejor banda del mundo”. Creo que lo somos. -Sonrió. Y me abrazó.

-Nada más que decir, todo lo cierto ya lo dijeron ustedes. Los amo familia, gracias por hacer mis suelos realidad. -Sonreímos.

Nick, mis hijos y yo nos apartamos durante un tiempo. Nuestra familia era hermosa, todo había cambiado para bien, Joe seguía igual, aunque estoy segura que pronto encontrará a alguien que valga la pena, porque el es una mina de oro.

Nos sentamos en aquel pasto verde y fresco, a observar las estrellas. Nick y yo sabíamos que recordábamos aquella noche inolvidable en Malibú, hace años. Nuestros hijos jugaban & disfrutaban del aire fresco.

-¡Papá! ¿Por qué el cielo tiene tantas estrellas? -Preguntó el pequeño Nicholas, que por cierto, juraba que era un mini Nick. Parecía su hermano.

-Porque cada estrella significa cuánto te amo. -Dijo Nick. Nuestro hijo sonrió & lo abrazó. Él lo besó mientras lo acariciaba. 

-¡Mami! ¿Parezco una princesa? -Me dijo mi hija, ya que traía puesta su ropa de La Cenicienta. No era por nada, pero todos nos decían que se parecía Nick en todo.

-Claro bebé, tú eres mi princesa. -Le dije tomando su corona & poniéndosela bien, ya que se la estaba cayendo de tanto correr con su hermano.

-Es increíble lo grandes que están. -Me dijo Nick, mirándome a los ojos, seguido de haber mirando a nuestros hijos correr por aquel pasto verde, con sus hermosas carcajadas.

-Sí. Nunca pensé llegar a esto. No puedo estar más feliz que nunca, gracias por haberme dado los mejores días de mi vida. -Lo miré a los ojos, esos ojos hermosos de nuevo.

-Te amo, por lo que soy cuando estoy contigo. Tus ojos son la mirada más hermosa y sincera que hay en este mundo. Nunca alcanzaré a amarte como lo mereces. - Me dijo Nick, mirando mis labios & con una mirada muy profunda, como sólo su mirada lo era.

-No digas eso Nick, con lo que me amas me siento plena, estoy segura que al final de cuentas, cumplimos nuestra promesa de ser felices. -Le sonreí, el al instante también sonrió.

-Eso creo, hermosa. Al fin encontré el paraíso, cuando me miraste a los ojos. -Suspiró, se acercó a mi lentamente.

Nick, con su mano derecha hizo a un lado mi cabello, para dejar descubierto mi oído. Sentí el latir de su corazón, se acercó & me susurró: “Te amo”. 

Desde ese momento había comprendido la razón por la cual vivo, viví & viviré, todo lo que me ha traído hasta donde estoy. 

Sonreí inconscientemente, el también lo hizo. Nos acercamos, nos miramos, miraba por una vez más esos hermosos ojos brillantes. Cerramos los ojos & besé esos labios rosas de nuevo, esos labios tan exquisitos de Nick. No sería el último beso, pero, lo único de lo que me puedo asegurar es que habrán billones de caricias, besos & miradas más.

Nick & yo terminamos de besarnos, miramos el hermoso cielo cubierto de estrellas, nos acostamos en el pasto, tomados de la mano, escuchando las carcajadas de nuestros hijos & siendo más felices que nunca. No dijimos nada más, no necesitábamos hacerlo, entre nosotros, las palabras estaban de más.

De seguro, mi padre estará observándonos con una gran sonrisa desde el cielo, porque como alguna vez lo dije: “Sólo un poco más & estaré bien”.

CAPÍTULO FINAL :).

Todos nos encontrábamos en un día de campo, la familia de Nick & mi familia. Mis hijos jugaban con su prima & platicaban con sus abuelos. Mientras, Lizbeth, Kevin, Dani, Frankie, Nick y yo platicábamos de cosas sin sentido.

Comimos carnes asadas, nuestras favoritas. Mientras Joe y Frankie jugaban con sus sobrinos soccer nosotros les tomábamos fotos & ellos sonreían invitándonos a jugar, pero no teníamos ganas. Esa era una de las razones por las cuales los niños los adoraban.

Cayó la noche. Prendimos una enorme fogata, al rededor estábamos todos. Asábamos bombones, eran nuestros preferidos.

-Es increíble como ha pasado el tiempo. -Dijo Danielle sonriente.

-Es increíble. Realmente no pensé que todo cambiaría tanto. -Dijo Kevin.

-A veces, desperdiciamos tiempo de la vida en cosas que no valen la pena, o juzgamos sin conocer. _______, lamento haber hecho eso. Hoy en día te admiro, eres una excelente madre. -Dijo Denise, yo acerté con la cabeza.

-Es magnífico ver que la familia Jonas cada vez sea más grande y hermosa, los amo familia -Dijo Paul.

Lizbeth & Frankie solo sonreían, a ellos en realidad seguían sin importarles este tipo de cosas cursis.

-Hija, te amo. Muchas gracias por estar para mí siempre. Y tú Nick, gracias por hacer a mi hija la persona más feliz del mundo.

-Hey Hey, ¿dónde quedo yo? -Espetó Joe. -Ah, ustedes saben que los amo a todos, amo a mis sobrinos, a mis hermanos, a mis cuñadas, a todos. Amo seguir saliendo de gira como desde hace años. Cuando éramos unos niños. -Dijo Joe casi con un nudo en la garganta.

-Exacto hermano, amamos esto. A esto nos dedicamos. Yo quiero que sepan que los amo & todos los días agradezco infinitamente a Dios por tenerlos a mi lado. Y como algún día lo dije: “Seamos la mejor banda del mundo”. Creo que lo somos. -Sonrió. Y me abrazó.

-Nada más que decir, todo lo cierto ya lo dijeron ustedes. Los amo familia, gracias por hacer mis suelos realidad. -Sonreímos.

Nick, mis hijos y yo nos apartamos durante un tiempo. Nuestra familia era hermosa, todo había cambiado para bien, Joe seguía igual, aunque estoy segura que pronto encontrará a alguien que valga la pena, porque el es una mina de oro.

Nos sentamos en aquel pasto verde y fresco, a observar las estrellas. Nick y yo sabíamos que recordábamos aquella noche inolvidable en Malibú, hace años. Nuestros hijos jugaban & disfrutaban del aire fresco.

-¡Papá! ¿Por qué el cielo tiene tantas estrellas? -Preguntó el pequeño Nicholas, que por cierto, juraba que era un mini Nick. Parecía su hermano.

-Porque cada estrella significa cuánto te amo. -Dijo Nick. Nuestro hijo sonrió & lo abrazó. Él lo besó mientras lo acariciaba.

-¡Mami! ¿Parezco una princesa? -Me dijo mi hija, ya que traía puesta su ropa de La Cenicienta. No era por nada, pero todos nos decían que se parecía Nick en todo.

-Claro bebé, tú eres mi princesa. -Le dije tomando su corona & poniéndosela bien, ya que se la estaba cayendo de tanto correr con su hermano.

-Es increíble lo grandes que están. -Me dijo Nick, mirándome a los ojos, seguido de haber mirando a nuestros hijos correr por aquel pasto verde, con sus hermosas carcajadas.

-Sí. Nunca pensé llegar a esto. No puedo estar más feliz que nunca, gracias por haberme dado los mejores días de mi vida. -Lo miré a los ojos, esos ojos hermosos de nuevo.

-Te amo, por lo que soy cuando estoy contigo. Tus ojos son la mirada más hermosa y sincera que hay en este mundo. Nunca alcanzaré a amarte como lo mereces. - Me dijo Nick, mirando mis labios & con una mirada muy profunda, como sólo su mirada lo era.

-No digas eso Nick, con lo que me amas me siento plena, estoy segura que al final de cuentas, cumplimos nuestra promesa de ser felices. -Le sonreí, el al instante también sonrió.

-Eso creo, hermosa. Al fin encontré el paraíso, cuando me miraste a los ojos. -Suspiró, se acercó a mi lentamente.

Nick, con su mano derecha hizo a un lado mi cabello, para dejar descubierto mi oído. Sentí el latir de su corazón, se acercó & me susurró: “Te amo”.

Desde ese momento había comprendido la razón por la cual vivo, viví & viviré, todo lo que me ha traído hasta donde estoy.

Sonreí inconscientemente, el también lo hizo. Nos acercamos, nos miramos, miraba por una vez más esos hermosos ojos brillantes. Cerramos los ojos & besé esos labios rosas de nuevo, esos labios tan exquisitos de Nick. No sería el último beso, pero, lo único de lo que me puedo asegurar es que habrán billones de caricias, besos & miradas más.

Nick & yo terminamos de besarnos, miramos el hermoso cielo cubierto de estrellas, nos acostamos en el pasto, tomados de la mano, escuchando las carcajadas de nuestros hijos & siendo más felices que nunca. No dijimos nada más, no necesitábamos hacerlo, entre nosotros, las palabras estaban de más.

De seguro, mi padre estará observándonos con una gran sonrisa desde el cielo, porque como alguna vez lo dije: “Sólo un poco más & estaré bien”.

Sep 14
Capítulo 79 :).

Nos encontrábamos en casa con la pequeña Katherine. Nuestra pequeña hija. Nuestro hijo Nicholas estaba muy emocionado & hacía de todo para cuidar a su hermanita. Toda la familia Jonas & mi mamá acompañada de mi hermana había venido a conocerla. Tenía que admitir que también se parecía a Nick.

Yo me preocupaba más por descansar ya que dentro de unos días sería la fiesta de Nicholas, festejando un año más de vida. Todos en la casa comentaban a cerca de política, televisión & todo. Joe se volvía loco con la bebé. Bueno, en la familia Jonas amaban a las niñas porque siempre fueron sólo hombres.

-______, es hermosa, nuestra muñequita. -Me dijo Nick

-Sí, esta divina. Nuestra Katherine.

Por el momento necesitaba descansar. La bebé ya tenía su cuarto pero Nick se quedó con ella toda la noche. Yo descansé en mi cama, en verdad lo necesitaba.

•••••••••••••

Por fin, la tan esperada fiesta llegó. Desde temprano, Nick y sus hermanos se encargaron de ordenar todo mientras Denise, Dani y yo nos encargábamos de la comida. Nicholas, mi hijo, ya estaba listo desde hace horas atrás. Los invitados llegarían en tan sólo una hora.

La fiesta comenzó. Invitamos a todos nuestros amigos y algunos conocidos también, un chico me saludo efusivamente. Se trataba de Taylor, ¿lo recuerdan? Al parecer todo con el se había arreglado, al menos todo ahora iba en buenos términos y para mi sorpresa estaba casado y su esposa embarazada.

-Hey ______.

-Hey Taylor, ¡que sorpresa! ¡Llegaste! -Respondí al afectuoso saludo.

-Ella es mi esposa, y mi futuro bebé. -Dijo acariciando el estómago de la chica que se encontraba enfrente de mi.

-¡Que lindo! Ya falta poco tiempo, ¿no?. Disfrútenlo mucho, porque el tiempo pasa volando, créanme.

Los chicos tomaron su lugar y todo el resto fue de maravilla, mi hijo recibió muchos regalos. Sus amigos del Kinder llegaron y estuvo muy entretenido para todos. Me encantaba este tipo de cosas, sentía que eran tipo un desahogo, un break para todos.

La noche cayó. Mis hijos dormían y quedamos solamente Nick y yo en la casa, su familia se había ido. Estaba totalmente agotada.

-Nuestra bebé es hermosa, y nuestro hijo…Dios, ha crecido. -Dijo totalmente impresionado.

-El tiempo pasa demasiado rápido. -Miraba el techo de nuestra recámara.

-Eres una mujer muy sabia. -Acarició mi cabello, lo volteé a ver y me sonrió.

-¿Enserio? -Sonreí- Mira quien habla, el gran sabio que sabe tocar todos los instrumentos, compone, baila, actúa, canta, de todo y a parte es papá. 

-No digas eso. No soy sabio por esas cosas, eso son simples dones que Dios me dio. De alguna u otra forma lo único que me hace diferente es eso, que lo encontré y lo exploto al máximo. -El tenía la razón, simplemente lo contemplé y un enorme silencio se hizo presente- Y además, detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer- Continuó.

-Gracias Nick. Enserio. Nunca en mi vida alcanzaré a agradecerte todo lo que hiciste por mi. Nunca, te lo prometo.

-Sólo pido que me prometas una cosa. -Tomó mi mano.

-¿qué cosa?

-Que siempre estarás a mi lado. -Me besó la frente.

-Eso no necesito prometerlo. Nuestro futuro esta escrito así, esta destinado a ser. 

Nos abrazamos. Ambos no pudimos más con el cansancio. El clima era perfecto y la cama suave. Dormimos.

••••••••••

Habían pasado unos cuantos años. Algunas cosas habían cambiado, otras no tanto. Olvidé decir que lo único que quedará igual para siempre hasta que deje de latir será nuestro corazón.

Capítulo 79 :).

Nos encontrábamos en casa con la pequeña Katherine. Nuestra pequeña hija. Nuestro hijo Nicholas estaba muy emocionado & hacía de todo para cuidar a su hermanita. Toda la familia Jonas & mi mamá acompañada de mi hermana había venido a conocerla. Tenía que admitir que también se parecía a Nick.

Yo me preocupaba más por descansar ya que dentro de unos días sería la fiesta de Nicholas, festejando un año más de vida. Todos en la casa comentaban a cerca de política, televisión & todo. Joe se volvía loco con la bebé. Bueno, en la familia Jonas amaban a las niñas porque siempre fueron sólo hombres.

-______, es hermosa, nuestra muñequita. -Me dijo Nick

-Sí, esta divina. Nuestra Katherine.

Por el momento necesitaba descansar. La bebé ya tenía su cuarto pero Nick se quedó con ella toda la noche. Yo descansé en mi cama, en verdad lo necesitaba.

•••••••••••••

Por fin, la tan esperada fiesta llegó. Desde temprano, Nick y sus hermanos se encargaron de ordenar todo mientras Denise, Dani y yo nos encargábamos de la comida. Nicholas, mi hijo, ya estaba listo desde hace horas atrás. Los invitados llegarían en tan sólo una hora.

La fiesta comenzó. Invitamos a todos nuestros amigos y algunos conocidos también, un chico me saludo efusivamente. Se trataba de Taylor, ¿lo recuerdan? Al parecer todo con el se había arreglado, al menos todo ahora iba en buenos términos y para mi sorpresa estaba casado y su esposa embarazada.

-Hey ______.

-Hey Taylor, ¡que sorpresa! ¡Llegaste! -Respondí al afectuoso saludo.

-Ella es mi esposa, y mi futuro bebé. -Dijo acariciando el estómago de la chica que se encontraba enfrente de mi.

-¡Que lindo! Ya falta poco tiempo, ¿no?. Disfrútenlo mucho, porque el tiempo pasa volando, créanme.

Los chicos tomaron su lugar y todo el resto fue de maravilla, mi hijo recibió muchos regalos. Sus amigos del Kinder llegaron y estuvo muy entretenido para todos. Me encantaba este tipo de cosas, sentía que eran tipo un desahogo, un break para todos.

La noche cayó. Mis hijos dormían y quedamos solamente Nick y yo en la casa, su familia se había ido. Estaba totalmente agotada.

-Nuestra bebé es hermosa, y nuestro hijo…Dios, ha crecido. -Dijo totalmente impresionado.

-El tiempo pasa demasiado rápido. -Miraba el techo de nuestra recámara.

-Eres una mujer muy sabia. -Acarició mi cabello, lo volteé a ver y me sonrió.

-¿Enserio? -Sonreí- Mira quien habla, el gran sabio que sabe tocar todos los instrumentos, compone, baila, actúa, canta, de todo y a parte es papá.

-No digas eso. No soy sabio por esas cosas, eso son simples dones que Dios me dio. De alguna u otra forma lo único que me hace diferente es eso, que lo encontré y lo exploto al máximo. -El tenía la razón, simplemente lo contemplé y un enorme silencio se hizo presente- Y además, detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer- Continuó.

-Gracias Nick. Enserio. Nunca en mi vida alcanzaré a agradecerte todo lo que hiciste por mi. Nunca, te lo prometo.

-Sólo pido que me prometas una cosa. -Tomó mi mano.

-¿qué cosa?

-Que siempre estarás a mi lado. -Me besó la frente.

-Eso no necesito prometerlo. Nuestro futuro esta escrito así, esta destinado a ser.

Nos abrazamos. Ambos no pudimos más con el cansancio. El clima era perfecto y la cama suave. Dormimos.

••••••••••

Habían pasado unos cuantos años. Algunas cosas habían cambiado, otras no tanto. Olvidé decir que lo único que quedará igual para siempre hasta que deje de latir será nuestro corazón.

Sep 14
Capítulo 78 :).

Era una noche muy calurosa, estábamos en la playa con Nick, bueno, sólo nosotros dos. Prendimos una fogata cerca de la orilla del mar, era el gran momento para dar la noticia.

Nick era provocativo, amaba su forma de ser tan varonil & discreto, amaba que se diera a desear. Estaba recostada sobre su pecho, su torneado pecho. ¡Dichosa la afortunada que estaba recostada en sus bíceps!  Su suave piel era divina, me encantaba acariciarla y saber que me correspondía.

-Nick, tengo algo que decirte.

-¿qué pasó hermosa?

-Es algo que te va a poner muy feliz, algo que estábamos esperando.

-¿enserio? Oh no….¿es eso?- Dijo él, sin dejarme saber sus pensamientos.

-Vamos a tener otro bebé y….¡es niña!- Exclamé de inmediato, fingiendo haberlo escuchado.

Nick abrió los ojos demasiado, también la boca, gritó en señal de emoción y me abrazó, besó mi hombro y recargó su cabeza en el. Sonrió….me abrazó miles de veces. Observamos el mar….quedamos dormidos.

••••••••••••••

Algunas veces me sentía mal, o bueno, mi alma se sentía así. No alcanzaba a comprender por qué sin razón aparente de pronto me sentía triste. Tal vez eran altibajos que todos pasamos alguna vez…tal vez.

Cierto día iba entrando a la tienda principal, ubicada en la avenida más importante de la ciudad. De todas las tiendas que tenía, esta era mi favorita y la más famosa. Emily, la encargada del lugar me recibió con mucho afecto.

-¡Hola _______! Que bueno que vienes, tienes que ver todos los buenos resultados de tu nueva colección. -Dijo abrazándome calurosamente.

-¡Emily! ¿Enserio? Muero por ver qué tal van las ventas y popularidad de los productos. 

-Pero antes….hay algo muy importante. Ven, mira, alguien muy especial te trajo esto. -Me dijo la chica conduciéndome a la caja.

Llevé mis manos a mi boca, sorprendida…yo lo sabía, se trataba de Nick. Era un enorme arreglo de rosas rojas, al lado de ellas un álbum fotográfico & una tarjeta. Tomé la tarjeta color magenta con mis manos, la abrí & la leí. “Estas rosas no alcanzan a describir lo maravilloso & pleno que me haces sentir. Bendito el momento en el que nuestros dos mundos chocaron. En el álbum registro toda nuestra historia, porque quiero recordar el resto de mi vida todos los momentos junto a ti. Te amo. -Nick”

Suspiré & sonreí. Abrí el álbum & quedé aún más sorprendida…al inicio aparecía nuestra primer foto, en el internado…en dónde nos conocimos, estaban las de Malibú, la alfombra de Victorious, New York, Los Ángeles, su departamento, Starbucks, las fiestas, mi embarazo, nuestro hijo…toda nuestra historia. El había acertado completamente al hacer ese álbum, porque yo también quería recordar para siempre nuestra historia.

Pedí a Emily que aguardara un momento, que mejor saliera a comer, ella obedeció. Llamé a Nick.

-Bueno

-Gracias por tu obsequio, es magnifico. Gracias por tus palabras, el álbum, las rosas, todo me encantó.

-No tienes nada que agradecer, enserio.

-Gracias Nick por estar a mi lado & hacerme tan feliz & fuerte. Tu no eres mi alma gemela, ni mi media naranja. Tu eres mi complemento & mi felicidad. Tu eres mi vida.

-Gracias amor.

-Mil gracias a ti. Y tienes razón, bendito el momento en el que nuestros dos mundos chocaron.

Reflexioné todo esto. Era cierto, todo lo que el decía. Ahora comprendo todo, era necesario vivir nuestra locura adolescente, nuestros campamentos, esas horas en la clase de química, esas otras relaciones, esos momentos distanciados, el internado en el extranjero, vivir en el mundo de la fama junto a él, roces con su mamá, perdonar a la mía…todo. Con eso teníamos más que nada para comprender que nuestro amor era algo fuerte, algo apasionado, algo real.

Eso sucedió ayer…ahora, estoy en el quirófano…el me mira con emoción. “En 5 minutos comenzamos” gritó el doctor. Parecíamos no escuchar, tenemos nuestro mundo.

Capítulo 78 :).

Era una noche muy calurosa, estábamos en la playa con Nick, bueno, sólo nosotros dos. Prendimos una fogata cerca de la orilla del mar, era el gran momento para dar la noticia.

Nick era provocativo, amaba su forma de ser tan varonil & discreto, amaba que se diera a desear. Estaba recostada sobre su pecho, su torneado pecho. ¡Dichosa la afortunada que estaba recostada en sus bíceps! Su suave piel era divina, me encantaba acariciarla y saber que me correspondía.

-Nick, tengo algo que decirte.

-¿qué pasó hermosa?

-Es algo que te va a poner muy feliz, algo que estábamos esperando.

-¿enserio? Oh no….¿es eso?- Dijo él, sin dejarme saber sus pensamientos.

-Vamos a tener otro bebé y….¡es niña!- Exclamé de inmediato, fingiendo haberlo escuchado.

Nick abrió los ojos demasiado, también la boca, gritó en señal de emoción y me abrazó, besó mi hombro y recargó su cabeza en el. Sonrió….me abrazó miles de veces. Observamos el mar….quedamos dormidos.

••••••••••••••

Algunas veces me sentía mal, o bueno, mi alma se sentía así. No alcanzaba a comprender por qué sin razón aparente de pronto me sentía triste. Tal vez eran altibajos que todos pasamos alguna vez…tal vez.

Cierto día iba entrando a la tienda principal, ubicada en la avenida más importante de la ciudad. De todas las tiendas que tenía, esta era mi favorita y la más famosa. Emily, la encargada del lugar me recibió con mucho afecto.

-¡Hola _______! Que bueno que vienes, tienes que ver todos los buenos resultados de tu nueva colección. -Dijo abrazándome calurosamente.

-¡Emily! ¿Enserio? Muero por ver qué tal van las ventas y popularidad de los productos.

-Pero antes….hay algo muy importante. Ven, mira, alguien muy especial te trajo esto. -Me dijo la chica conduciéndome a la caja.

Llevé mis manos a mi boca, sorprendida…yo lo sabía, se trataba de Nick. Era un enorme arreglo de rosas rojas, al lado de ellas un álbum fotográfico & una tarjeta. Tomé la tarjeta color magenta con mis manos, la abrí & la leí. “Estas rosas no alcanzan a describir lo maravilloso & pleno que me haces sentir. Bendito el momento en el que nuestros dos mundos chocaron. En el álbum registro toda nuestra historia, porque quiero recordar el resto de mi vida todos los momentos junto a ti. Te amo. -Nick”

Suspiré & sonreí. Abrí el álbum & quedé aún más sorprendida…al inicio aparecía nuestra primer foto, en el internado…en dónde nos conocimos, estaban las de Malibú, la alfombra de Victorious, New York, Los Ángeles, su departamento, Starbucks, las fiestas, mi embarazo, nuestro hijo…toda nuestra historia. El había acertado completamente al hacer ese álbum, porque yo también quería recordar para siempre nuestra historia.

Pedí a Emily que aguardara un momento, que mejor saliera a comer, ella obedeció. Llamé a Nick.

-Bueno

-Gracias por tu obsequio, es magnifico. Gracias por tus palabras, el álbum, las rosas, todo me encantó.

-No tienes nada que agradecer, enserio.

-Gracias Nick por estar a mi lado & hacerme tan feliz & fuerte. Tu no eres mi alma gemela, ni mi media naranja. Tu eres mi complemento & mi felicidad. Tu eres mi vida.

-Gracias amor.

-Mil gracias a ti. Y tienes razón, bendito el momento en el que nuestros dos mundos chocaron.

Reflexioné todo esto. Era cierto, todo lo que el decía. Ahora comprendo todo, era necesario vivir nuestra locura adolescente, nuestros campamentos, esas horas en la clase de química, esas otras relaciones, esos momentos distanciados, el internado en el extranjero, vivir en el mundo de la fama junto a él, roces con su mamá, perdonar a la mía…todo. Con eso teníamos más que nada para comprender que nuestro amor era algo fuerte, algo apasionado, algo real.

Eso sucedió ayer…ahora, estoy en el quirófano…el me mira con emoción. “En 5 minutos comenzamos” gritó el doctor. Parecíamos no escuchar, tenemos nuestro mundo.

Sep 14
Capítulo 77 :) 

Estábamos paseando, nuestro bebé ya caminaba, tenía exactamente un año de edad. Ya sabía decir “mamá”, “papá” y cosas básicas. Sin duda alguna era el clon de Nick. 

Nos encontramos a la rubia alta, que hace tiempo había sido novia de Nick. Sí, Delta. Al mirarnos se sorprendió.

-¡Hola Nick! -Dijo, lo abrazó & le dio un beso en la mejilla.

-Hola.

-Hola ______, ¿cómo estás?

-Muy bien Delta, aquí, paseando.

-Nick, ¿Es algún primo tuyo? Se parecen demasiado, que bonito niño. -Dijo mirando a nuestro hijo.

-No, es mi hijo.

-¿Enserio? Esta hermoso.

-Gracias. -Contesté.

La rubia seguía con su patética plática, que aunque en verdad no me afectaba en nada, la detestaba. Eran de esas pláticas que te hace tu mejor amiga que habla mucho y que no te interesan en nada, aunque la diferencia era que ella no era mi amiga. Se pasó el tiempo volando, yo solo acertaba con la cabeza, el pequeño Nicholas estaba dormido, recostado en el hombro de Nick.

Cuando menos lo esperé ella se despidió. ¡Al fin!

-¿cómo le hiciste para deshacerte de ella? -Pregunté a Nick.

-No tengo idea -Rió.

Fuimos a cenar una Pizza, nos gustaba mucho, éramos unos gordos, literalmente. Invitamos a Joe y llegó, el cargaba al bebé mientras dormía.

-J-Amo todo esto, es tierno, me gusta.

-Desde hace casi dos años sigues mirando esto tierno.

-J- Es tierno y punto.

A veces la vida se nos iba en un abrir y cerrar de ojos, en aquel momento en el cual ni siquiera notamos cuando sucede….sucederá o tal vez, sucedió.

Debía admitir que me iba demasiado bien con un negocio que tenía, el de la ropa, ¿lo recuerdan? Ahora tenía muchas tiendas y eso era de lo mejor. Nuestra casa ya estaba más ocupada, bueno, un poco. Aunque la mayoría del tiempo no estábamos ahí, acompañábamos a Nick a dónde fuera y él a donde fuéramos.

Cuando menos lo esperé, el pequeño Nicholas salía de casa conmigo, caminando y vestido de cierta forma, con una camisa de cuadros blancos con azules, un short azul, unas calcetas blancas & unos zapatos negros. Del lado izquierdo llevaba un gafette que decía “Nicholas Jonas”, sonreí al leerlo. En su mano, llevaba una bolsa con fruta & cereal. Cargaba un libro para colorear, con dibujos de dinosaurios y súper héroes, además de obviamente sus crayones. Nick nos esperaba en el auto. 

Todo el camino fue silencioso. Como mamá, no sabía que hacer, no sabía cómo iba a reaccionar. Llegamos. Nos bajamos, lo dejamos en la puerta. Primero, Nick se despidió.

-Te portas bien Nick, ¿vale? En tres horas regresamos & vamos a ir a comer una hamburguesa, de las que te gustan. Te amo. -Lo abrazó y lo beso. 

Era mi turno, mi corazón comenzó a palpitar fuertemente.  ¿Más?

-Bebé, ya, entra. Te extrañare, sólo son tres horas, has nuevos amigos y nos vemos, te amo hermoso, dame un abrazo. -Obedeció y entró, junto con los cientos de niños que hacían lo mismo.

Este era el primer día de preescolar de mi hijo, era la primera vez en tres años que lo dejaba sólo, sin nadie que lo protegiera o alguien a quien el conociera. Estaba nerviosa, no sabía que tal le iba a ir en su primer día.

Mi alma se inundó del sentimiento & lloré por un momento. Necesitaba desahogarme. Nick simplemente me tomó del hombro, me abrazó & susurró “Tranquila, todo estará bien”, sonreí & miré sus hermosos ojos. Soy bendecida.

Capítulo 77 :)

Estábamos paseando, nuestro bebé ya caminaba, tenía exactamente un año de edad. Ya sabía decir “mamá”, “papá” y cosas básicas. Sin duda alguna era el clon de Nick.

Nos encontramos a la rubia alta, que hace tiempo había sido novia de Nick. Sí, Delta. Al mirarnos se sorprendió.

-¡Hola Nick! -Dijo, lo abrazó & le dio un beso en la mejilla.

-Hola.

-Hola ______, ¿cómo estás?

-Muy bien Delta, aquí, paseando.

-Nick, ¿Es algún primo tuyo? Se parecen demasiado, que bonito niño. -Dijo mirando a nuestro hijo.

-No, es mi hijo.

-¿Enserio? Esta hermoso.

-Gracias. -Contesté.

La rubia seguía con su patética plática, que aunque en verdad no me afectaba en nada, la detestaba. Eran de esas pláticas que te hace tu mejor amiga que habla mucho y que no te interesan en nada, aunque la diferencia era que ella no era mi amiga. Se pasó el tiempo volando, yo solo acertaba con la cabeza, el pequeño Nicholas estaba dormido, recostado en el hombro de Nick.

Cuando menos lo esperé ella se despidió. ¡Al fin!

-¿cómo le hiciste para deshacerte de ella? -Pregunté a Nick.

-No tengo idea -Rió.

Fuimos a cenar una Pizza, nos gustaba mucho, éramos unos gordos, literalmente. Invitamos a Joe y llegó, el cargaba al bebé mientras dormía.

-J-Amo todo esto, es tierno, me gusta.

-Desde hace casi dos años sigues mirando esto tierno.

-J- Es tierno y punto.

A veces la vida se nos iba en un abrir y cerrar de ojos, en aquel momento en el cual ni siquiera notamos cuando sucede….sucederá o tal vez, sucedió.

Debía admitir que me iba demasiado bien con un negocio que tenía, el de la ropa, ¿lo recuerdan? Ahora tenía muchas tiendas y eso era de lo mejor. Nuestra casa ya estaba más ocupada, bueno, un poco. Aunque la mayoría del tiempo no estábamos ahí, acompañábamos a Nick a dónde fuera y él a donde fuéramos.

Cuando menos lo esperé, el pequeño Nicholas salía de casa conmigo, caminando y vestido de cierta forma, con una camisa de cuadros blancos con azules, un short azul, unas calcetas blancas & unos zapatos negros. Del lado izquierdo llevaba un gafette que decía “Nicholas Jonas”, sonreí al leerlo. En su mano, llevaba una bolsa con fruta & cereal. Cargaba un libro para colorear, con dibujos de dinosaurios y súper héroes, además de obviamente sus crayones. Nick nos esperaba en el auto.

Todo el camino fue silencioso. Como mamá, no sabía que hacer, no sabía cómo iba a reaccionar. Llegamos. Nos bajamos, lo dejamos en la puerta. Primero, Nick se despidió.

-Te portas bien Nick, ¿vale? En tres horas regresamos & vamos a ir a comer una hamburguesa, de las que te gustan. Te amo. -Lo abrazó y lo beso.

Era mi turno, mi corazón comenzó a palpitar fuertemente. ¿Más?

-Bebé, ya, entra. Te extrañare, sólo son tres horas, has nuevos amigos y nos vemos, te amo hermoso, dame un abrazo. -Obedeció y entró, junto con los cientos de niños que hacían lo mismo.

Este era el primer día de preescolar de mi hijo, era la primera vez en tres años que lo dejaba sólo, sin nadie que lo protegiera o alguien a quien el conociera. Estaba nerviosa, no sabía que tal le iba a ir en su primer día.

Mi alma se inundó del sentimiento & lloré por un momento. Necesitaba desahogarme. Nick simplemente me tomó del hombro, me abrazó & susurró “Tranquila, todo estará bien”, sonreí & miré sus hermosos ojos. Soy bendecida.

Sep 14
Capítulo 76 :).

Al parecer, según el doctor faltaba una semana para que nuestro bebé naciera. Nick y yo no queríamos saber si era niño o niña, hasta que naciera. Pensaba en esto mientras estaba sola, porque Nick salió a correr.

No sé si por mis mismos pensamientos yo lo provoqué, pero, empecé a sentir mucho dolor, no se comparaba a ningún dolor de los que había sentido antes. No tenía fuerzas, alcancé a agarrar el teléfono para llamar a Nick.

-NIIIIIIIICK

-¿qué pasa?

-VEN RÁPIDO, ME DUELE MUCHO, DEMASIADO, 
VEEEEEN.

-Ya voy, ya voy. Aguanta.

-APURAAAATE.

No sentía ganas de tratar bien a nadie, estaba de mal humor por el dolor tan grande que sentía. Nick llegó & sin decir ni una sola palabra nos fuimos hacia el hospital. Aunque sentía mucho dolor no quería quejarme tanto, porque odiaba cuando las señoras gritaban demasiado.

Bueno, debo decir que no recuerdo cómo pasó todo. Mis cinco sentidos volvieron hasta que escuché su llanto, el llanto de mi bebé. Nick estaba adentro, me miraba, sonreía. Preguntó al doctor qué había sido el bebé. El doctor contestó “Un hermoso niño”.

Inmediatamente, el doctor me entregó al bebé. Empecé a temblar, era totalmente indefenso, su piel tan suave, su cuerpo tan pequeño, todo. Le di un beso en la frente & derramé una dulce lágrima.

-Mi amor, es hermoso. Es un niño, es un niño. -Me dijo Nick, al lado de nosotros. El lloraba.

-Ten Nick, cárgalo. Es nuestro niño, sólo de nosotros. -Sonreí & le di al bebé.

-Te amo bebé, te amo. -Le dijo Nick y lo beso.

Prácticamente, al haber tenido un parto natural, todo fue más fácil. Salí del hospital al siguiente día. La familia de Nick me esperaba en la casa, todo era hermoso.

-J- Que bonito bebé, parece un angelito. Bebé hermoso. -Decía Joe hablando con una voz patética, con la que se le suele hablar a los bebés.

Todos nos felicitaron, vieron al bebé & al poco tiempo se marcharon. En verdad necesitaba descansar. 

-Nick, necesito dormir…

-Sí hermosa, dame al bebé, yo lo cuido. -Me sonrió. -Está hermoso, ¿verdad?

-Sí amor, parece un ángel.

-Es un ángel.

Dormí. Era la siesta más hermosa de mi vida, en verdad la necesitaba.

Al poco tiempo, bautizamos a nuestro hijo, por cierto, se llama Nicholas, aunque al principio Nick no quería, aceptó. Los padrinos fueron Joe & Selena. Eso demostraba cómo daba vueltas la vida, ahora Selena nos apoya en todo, es maravillosa, todo cambió.

Pasó el tiempo, nuestro pequeño hijo crecía día tras día. A veces, dolía ver lo rápido que se pasaba el tiempo, otras veces no. 

Nicholas ya tenía 6 meses, estaba más hermoso que nunca. Tenía el cabello castaño, ojos cafés, era blanco & tenía rulos, igual que Nick. En lo único que se parecía a mi era en la sonrisa. Joe casi todos los días nos llegaba a visitar. Le gustaba estar al pendiente de todo lo que tuviera que ver con el bebé & ayudarme en cualquier cosa. Le gustaba mucho cargarlo y jugar con él.

Con el bebé habíamos aprendido demasiadas cosas, no se nace sabiendo ser padres. Nick amaba atender al bebé, le gustaba hacerle sus mamilas & todo. Cuando salíamos Nick alistaba la pañalera.

La verdad si había sido algo difícil, muy difícil. Había veces en las que se nos olvidaba comprar algunas cosas o que nos llegábamos a desesperar porque el bebé no paraba de llorar, pero eran cosas a veces sin sentido.

Desde aquel día en el que Nicholas Jonas iluminó la vida de Nick & la mía no volvimos a saber lo que significaba dormir & descansar. Las ojeras empezaban a aparecer & nos turnábamos para despertarnos en la noche.

Nick siempre dijo que nuestro hijo era una bendición de Dios, y eso era muy cierto. Poco a poco fuimos aprendiendo, ahora, ya salíamos los 3 a pasear.

No se pueden imaginar a quién nos encontramos.

Capítulo 76 :).

Al parecer, según el doctor faltaba una semana para que nuestro bebé naciera. Nick y yo no queríamos saber si era niño o niña, hasta que naciera. Pensaba en esto mientras estaba sola, porque Nick salió a correr.

No sé si por mis mismos pensamientos yo lo provoqué, pero, empecé a sentir mucho dolor, no se comparaba a ningún dolor de los que había sentido antes. No tenía fuerzas, alcancé a agarrar el teléfono para llamar a Nick.

-NIIIIIIIICK

-¿qué pasa?

-VEN RÁPIDO, ME DUELE MUCHO, DEMASIADO,
VEEEEEN.

-Ya voy, ya voy. Aguanta.

-APURAAAATE.

No sentía ganas de tratar bien a nadie, estaba de mal humor por el dolor tan grande que sentía. Nick llegó & sin decir ni una sola palabra nos fuimos hacia el hospital. Aunque sentía mucho dolor no quería quejarme tanto, porque odiaba cuando las señoras gritaban demasiado.

Bueno, debo decir que no recuerdo cómo pasó todo. Mis cinco sentidos volvieron hasta que escuché su llanto, el llanto de mi bebé. Nick estaba adentro, me miraba, sonreía. Preguntó al doctor qué había sido el bebé. El doctor contestó “Un hermoso niño”.

Inmediatamente, el doctor me entregó al bebé. Empecé a temblar, era totalmente indefenso, su piel tan suave, su cuerpo tan pequeño, todo. Le di un beso en la frente & derramé una dulce lágrima.

-Mi amor, es hermoso. Es un niño, es un niño. -Me dijo Nick, al lado de nosotros. El lloraba.

-Ten Nick, cárgalo. Es nuestro niño, sólo de nosotros. -Sonreí & le di al bebé.

-Te amo bebé, te amo. -Le dijo Nick y lo beso.

Prácticamente, al haber tenido un parto natural, todo fue más fácil. Salí del hospital al siguiente día. La familia de Nick me esperaba en la casa, todo era hermoso.

-J- Que bonito bebé, parece un angelito. Bebé hermoso. -Decía Joe hablando con una voz patética, con la que se le suele hablar a los bebés.

Todos nos felicitaron, vieron al bebé & al poco tiempo se marcharon. En verdad necesitaba descansar.

-Nick, necesito dormir…

-Sí hermosa, dame al bebé, yo lo cuido. -Me sonrió. -Está hermoso, ¿verdad?

-Sí amor, parece un ángel.

-Es un ángel.

Dormí. Era la siesta más hermosa de mi vida, en verdad la necesitaba.

Al poco tiempo, bautizamos a nuestro hijo, por cierto, se llama Nicholas, aunque al principio Nick no quería, aceptó. Los padrinos fueron Joe & Selena. Eso demostraba cómo daba vueltas la vida, ahora Selena nos apoya en todo, es maravillosa, todo cambió.

Pasó el tiempo, nuestro pequeño hijo crecía día tras día. A veces, dolía ver lo rápido que se pasaba el tiempo, otras veces no.

Nicholas ya tenía 6 meses, estaba más hermoso que nunca. Tenía el cabello castaño, ojos cafés, era blanco & tenía rulos, igual que Nick. En lo único que se parecía a mi era en la sonrisa. Joe casi todos los días nos llegaba a visitar. Le gustaba estar al pendiente de todo lo que tuviera que ver con el bebé & ayudarme en cualquier cosa. Le gustaba mucho cargarlo y jugar con él.

Con el bebé habíamos aprendido demasiadas cosas, no se nace sabiendo ser padres. Nick amaba atender al bebé, le gustaba hacerle sus mamilas & todo. Cuando salíamos Nick alistaba la pañalera.

La verdad si había sido algo difícil, muy difícil. Había veces en las que se nos olvidaba comprar algunas cosas o que nos llegábamos a desesperar porque el bebé no paraba de llorar, pero eran cosas a veces sin sentido.

Desde aquel día en el que Nicholas Jonas iluminó la vida de Nick & la mía no volvimos a saber lo que significaba dormir & descansar. Las ojeras empezaban a aparecer & nos turnábamos para despertarnos en la noche.

Nick siempre dijo que nuestro hijo era una bendición de Dios, y eso era muy cierto. Poco a poco fuimos aprendiendo, ahora, ya salíamos los 3 a pasear.

No se pueden imaginar a quién nos encontramos.

Jun 07
Capítulo 75 :).

Denise me dio un regalo. Bueno, era un regalo para el bebé que venía en camino. Ella me pidió que lo abriera ahí mismo. Obedecí. Era hermoso, era ropa de bebé, zapatos, gorritos, todo. 

-Muchas gracias Denise, está hermoso. Es un lindo detalle. -Sonreí mientras volví a acomodar todo en su lugar.

-Todo es de color amarillo, por si es niño o niña. -Respondió. 

-Gracias, gracias. Ya en 6 meses más lo conoceremos. -Le sonreí.

Ellos se portaron muy atentos respecto a todo lo del bebé & me dijeron que podía contar con ellos para lo que fuera. Después de todo eso me había sorprendido. Aunque, no sé, tal vez Denise recapacitó & aceptó que no hay marcha atrás…lo único cierto es que no puedo adivinar lo que su mente piensa.

Al siguiente día por la tarde, recibí una llamada telefónica de Kevin. Era raro, aunque mi relación con él era muy buena, últimamente había estado atento a todo lo ocurrido con Danielle & no tenía tiempo para los amigos.

-Hola.

-Ven ______, dile a Joe que te lleve al hospital, le mando la dirección a él por mensaje. Ya va a nacer, corre.

-Luces muy calmado Kev, pero claro. Si mi hijo o hija me lo permite, corro. Nos vemos allá.

En menos de lo que pensé Joe ya se encontraba en la puerta. Condujo a toda velocidad hacia el hospital. Mientras tanto, yo le marqué a Nick.

-Nick, voy en camino al hospital, ya va a nacer el bebé de Kevin & Dani.

-Sí, si, ya me dieron. Mándame una foto cuando puedas. ¿Todo bien?

-Sí Nick, todo bien. Te mando la foto. Ya llegué.

-Hablamos luego, los amo.

-Bueno, te amamos también.

Nick & yo nos habíamos acostumbrado a incorporar a las pláticas a nuestro bebé. Él al decirme “los amo” se refería al bebé & a mi. Por lo tanto yo al decir, “nosotros” me refería a lo mismo. Era tierno.

Pronto, el doctor nos dijo que todo había estado bien. Que la niña nació en perfectas condiciones & que Dani estaba bien. Todo era perfecto. Me alegra que sea así.

Todo este tiempo, entre Denise & yo ayudamos a Dani con todo lo que tenía que ver con su hija. La niña era hermosa, ahora tenía cuatro meses de haber nacido. Por lo tanto mi bebé tenía 7 meses dentro de mi. La bebé era de cabello castaño, rizado, tenía ojos color verdes como los de su papá. Se parecía demasiado a él, pero, reía como Danielle.

Cabe mencionar que Kevin era el papá más feliz del mundo. Tanto, que tomaba fotos a su hija cada segundo, literalmente. La hacía reír & ella lo amaba. Era hermoso ver eso. Sentía lo que estaba por llegar. 

Al ser la tarde de sábado, Nick estaba aquí & teníamos un compromiso. El bautizo del hijo de Miley y Liam, que por cierto, se llamaba Thomas, Tommy para nosotros. El bebé era hermoso.

Lo bautizamos, hubo una fiesta, o bueno, reunión sencilla en casa de los papás de Liam. Ahora el tenía demasiado trabajo & Miley también, aunque por el momento intentaba dedicarse de lleno a su bebé.

-Chicos, muchas gracias por todo su apoyo, nunca tendré como agradecerlo, nunca. -Nos dijo la chica, cargando a Tommy.

-De nada Miley, siempre estaremos para ti, Liam & por supuesto para Tommy. -Dijo Nick agarrando la mano del bebé, que era muy juguetón & simpático.

-Son como sus segundos padres, y ahora, ustedes también pronto hablarán de pañales, como nosotros. -Nos dijo Liam, mientras tocó mi pancita.

-Suena temeroso, pero creo que lindo. No tienes nada que agradecer Liam. -Respondí.

Nick estaba aquí, la película estaba terminada. Ahora estaría aquí conmigo, o bueno, con nosotros. No podía pedir más.

Capítulo 75 :).

Denise me dio un regalo. Bueno, era un regalo para el bebé que venía en camino. Ella me pidió que lo abriera ahí mismo. Obedecí. Era hermoso, era ropa de bebé, zapatos, gorritos, todo.

-Muchas gracias Denise, está hermoso. Es un lindo detalle. -Sonreí mientras volví a acomodar todo en su lugar.

-Todo es de color amarillo, por si es niño o niña. -Respondió.

-Gracias, gracias. Ya en 6 meses más lo conoceremos. -Le sonreí.

Ellos se portaron muy atentos respecto a todo lo del bebé & me dijeron que podía contar con ellos para lo que fuera. Después de todo eso me había sorprendido. Aunque, no sé, tal vez Denise recapacitó & aceptó que no hay marcha atrás…lo único cierto es que no puedo adivinar lo que su mente piensa.

Al siguiente día por la tarde, recibí una llamada telefónica de Kevin. Era raro, aunque mi relación con él era muy buena, últimamente había estado atento a todo lo ocurrido con Danielle & no tenía tiempo para los amigos.

-Hola.

-Ven ______, dile a Joe que te lleve al hospital, le mando la dirección a él por mensaje. Ya va a nacer, corre.

-Luces muy calmado Kev, pero claro. Si mi hijo o hija me lo permite, corro. Nos vemos allá.

En menos de lo que pensé Joe ya se encontraba en la puerta. Condujo a toda velocidad hacia el hospital. Mientras tanto, yo le marqué a Nick.

-Nick, voy en camino al hospital, ya va a nacer el bebé de Kevin & Dani.

-Sí, si, ya me dieron. Mándame una foto cuando puedas. ¿Todo bien?

-Sí Nick, todo bien. Te mando la foto. Ya llegué.

-Hablamos luego, los amo.

-Bueno, te amamos también.

Nick & yo nos habíamos acostumbrado a incorporar a las pláticas a nuestro bebé. Él al decirme “los amo” se refería al bebé & a mi. Por lo tanto yo al decir, “nosotros” me refería a lo mismo. Era tierno.

Pronto, el doctor nos dijo que todo había estado bien. Que la niña nació en perfectas condiciones & que Dani estaba bien. Todo era perfecto. Me alegra que sea así.

Todo este tiempo, entre Denise & yo ayudamos a Dani con todo lo que tenía que ver con su hija. La niña era hermosa, ahora tenía cuatro meses de haber nacido. Por lo tanto mi bebé tenía 7 meses dentro de mi. La bebé era de cabello castaño, rizado, tenía ojos color verdes como los de su papá. Se parecía demasiado a él, pero, reía como Danielle.

Cabe mencionar que Kevin era el papá más feliz del mundo. Tanto, que tomaba fotos a su hija cada segundo, literalmente. La hacía reír & ella lo amaba. Era hermoso ver eso. Sentía lo que estaba por llegar.

Al ser la tarde de sábado, Nick estaba aquí & teníamos un compromiso. El bautizo del hijo de Miley y Liam, que por cierto, se llamaba Thomas, Tommy para nosotros. El bebé era hermoso.

Lo bautizamos, hubo una fiesta, o bueno, reunión sencilla en casa de los papás de Liam. Ahora el tenía demasiado trabajo & Miley también, aunque por el momento intentaba dedicarse de lleno a su bebé.

-Chicos, muchas gracias por todo su apoyo, nunca tendré como agradecerlo, nunca. -Nos dijo la chica, cargando a Tommy.

-De nada Miley, siempre estaremos para ti, Liam & por supuesto para Tommy. -Dijo Nick agarrando la mano del bebé, que era muy juguetón & simpático.

-Son como sus segundos padres, y ahora, ustedes también pronto hablarán de pañales, como nosotros. -Nos dijo Liam, mientras tocó mi pancita.

-Suena temeroso, pero creo que lindo. No tienes nada que agradecer Liam. -Respondí.

Nick estaba aquí, la película estaba terminada. Ahora estaría aquí conmigo, o bueno, con nosotros. No podía pedir más.

Jun 06
Capítulo 74 :).

Los dos llorábamos. Sentimos una conexión indescriptible. Estaba recargada en el hombro de Joe.

-Joe, ¿por qué lloramos? -Me separé lentamente de él.

-Yo lloro por verte así, con tu bebé dentro de ti, todo pasó muy rápido. Es muy emocionante. -Dijo mientras caminábamos.

-Eres un hermoso. Que lindo, lo sé. 

El me ayudó con mi equipaje & al subir al auto. En verdad era un caballero. Moría por mirar a Dani. Hasta ahora alcanzaba a comprender lo bello que ella estaba viviendo.

Llegamos a la casa de Kevin & Danielle. Yo sinceramente amaba esa casa, era grandísima. Me recordaba mucho a la casa que Nick compró. Joe & yo nos bajamos, tocamos fuertemente la puerta hasta que abrieron.

-K- ¡Hola! -Me miró & abrió los ojos más de lo común -¡Hola ______! Te miras hermosa.

-Gracias Kev, muchísimas gracias, enserio. Tu te ves muy bien, se ve que el bebé trae cosas buenas. -Dije abrazándolo, mientras pasábamos al interior de la vivienda.

Vi a Danielle. Sinceramente estaba hermosa, hacía más de tres meses que no la veía, que no había visto que tanto había crecido su vientre, o mejor dicho, su bebé.

-D- ¡Hola, _______! -Dijo sin poder pararse del sillón.

-Hola Dani, ¿qué tal? -La saludé & le di un fuerte abrazo. -¿Cuánto falta para que nazca el bebé?

-D-Días, sólo estamos esperando a que nazca, sólo eso. -Sobó su pancita.

Todo esto era fabuloso. Kevin me mostró el cuarto que habían hecho para la bebé & era sinceramente hermoso, era maravilloso saber que era una niña. Lo mejor, seguramente, sería para Kevin, porque los papás se encariñan más con las hijas.

Todo este tiempo no quise quedarme en la casa grande que había comprado Nick. Me quedé con Joe, en su departamento que tenía, aunque sinceramente él vivía más en casa de sus padres que ahí. Por fin tenía tiempo de platicar bien con él.

-J- Me encanta tu pancita ahorita, está hermosa, está chiquita, da cosita. -Hacía voz tierna.

-Gracias Joe, eres un hermoso, no sabes lo que me ha servido tu apoyo. Sí, lo sé, está muy bonita ahora. -Dije acariciándola.

Joe simplemente observaba. Él me inspiraba mucha tranquilidad. Todos los días, recibía llamadas de Nick, en realidad lo extrañaba mucho, pero por el momento era mejor estar aquí.

-J- Iremos a tomar un café con mi mamá. ¿Quieres ir? -Dijo sonriéndome.

-Claro Joe, me parece excelente idea. ¿A qué hora? 

-J- Justo ahora, vamos. -Dijo abriendo la puerta.

-Tú nunca cambiarás, ¿sabes?, eso es lo mejor de todo. -Salí del departamento.

Llegamos hasta la cafetería. Ahí estaba Denise & Paul. Con el señor Paul sinceramente no había cruzado muchas palabras, era una relación más formal. Pero con Denise, había tenido muchos tropiezos.

-J- ¡Llegamos! -Dijo a sus padres mientras los saludaba & yo hacía lo mismo, nos sentamos.

-D- Hola _______, ¿Qué tal?, ¿Cómo has estado? -Preguntó Denise con una sonrisa en su rostro, mientras daba un sorbo a su café.

-Muy bien señora, gracias. -Respondí.

Ella se portó muy bien conmigo, en comparación a otras veces. Esto no quería decir que se me había olvidado todo lo anterior, sino que tal vez ella quería cambiar de actitud. Charlamos por horas, hasta que cayó la noche. Me sorprendió algo, no me esperaba ese detalle de ella.

Capítulo 74 :).

Los dos llorábamos. Sentimos una conexión indescriptible. Estaba recargada en el hombro de Joe.

-Joe, ¿por qué lloramos? -Me separé lentamente de él.

-Yo lloro por verte así, con tu bebé dentro de ti, todo pasó muy rápido. Es muy emocionante. -Dijo mientras caminábamos.

-Eres un hermoso. Que lindo, lo sé.

El me ayudó con mi equipaje & al subir al auto. En verdad era un caballero. Moría por mirar a Dani. Hasta ahora alcanzaba a comprender lo bello que ella estaba viviendo.

Llegamos a la casa de Kevin & Danielle. Yo sinceramente amaba esa casa, era grandísima. Me recordaba mucho a la casa que Nick compró. Joe & yo nos bajamos, tocamos fuertemente la puerta hasta que abrieron.

-K- ¡Hola! -Me miró & abrió los ojos más de lo común -¡Hola ______! Te miras hermosa.

-Gracias Kev, muchísimas gracias, enserio. Tu te ves muy bien, se ve que el bebé trae cosas buenas. -Dije abrazándolo, mientras pasábamos al interior de la vivienda.

Vi a Danielle. Sinceramente estaba hermosa, hacía más de tres meses que no la veía, que no había visto que tanto había crecido su vientre, o mejor dicho, su bebé.

-D- ¡Hola, _______! -Dijo sin poder pararse del sillón.

-Hola Dani, ¿qué tal? -La saludé & le di un fuerte abrazo. -¿Cuánto falta para que nazca el bebé?

-D-Días, sólo estamos esperando a que nazca, sólo eso. -Sobó su pancita.

Todo esto era fabuloso. Kevin me mostró el cuarto que habían hecho para la bebé & era sinceramente hermoso, era maravilloso saber que era una niña. Lo mejor, seguramente, sería para Kevin, porque los papás se encariñan más con las hijas.

Todo este tiempo no quise quedarme en la casa grande que había comprado Nick. Me quedé con Joe, en su departamento que tenía, aunque sinceramente él vivía más en casa de sus padres que ahí. Por fin tenía tiempo de platicar bien con él.

-J- Me encanta tu pancita ahorita, está hermosa, está chiquita, da cosita. -Hacía voz tierna.

-Gracias Joe, eres un hermoso, no sabes lo que me ha servido tu apoyo. Sí, lo sé, está muy bonita ahora. -Dije acariciándola.

Joe simplemente observaba. Él me inspiraba mucha tranquilidad. Todos los días, recibía llamadas de Nick, en realidad lo extrañaba mucho, pero por el momento era mejor estar aquí.

-J- Iremos a tomar un café con mi mamá. ¿Quieres ir? -Dijo sonriéndome.

-Claro Joe, me parece excelente idea. ¿A qué hora?

-J- Justo ahora, vamos. -Dijo abriendo la puerta.

-Tú nunca cambiarás, ¿sabes?, eso es lo mejor de todo. -Salí del departamento.

Llegamos hasta la cafetería. Ahí estaba Denise & Paul. Con el señor Paul sinceramente no había cruzado muchas palabras, era una relación más formal. Pero con Denise, había tenido muchos tropiezos.

-J- ¡Llegamos! -Dijo a sus padres mientras los saludaba & yo hacía lo mismo, nos sentamos.

-D- Hola _______, ¿Qué tal?, ¿Cómo has estado? -Preguntó Denise con una sonrisa en su rostro, mientras daba un sorbo a su café.

-Muy bien señora, gracias. -Respondí.

Ella se portó muy bien conmigo, en comparación a otras veces. Esto no quería decir que se me había olvidado todo lo anterior, sino que tal vez ella quería cambiar de actitud. Charlamos por horas, hasta que cayó la noche. Me sorprendió algo, no me esperaba ese detalle de ella.

Jun 06
Capítulo 73 :).

Miré algo que me recordó algo. En mi maleta venía mi paquete de toallas femeninas, me espanté. Recordé que justamente hace una semana la visita de todos los meses debió de haber llegado. No puede ser…

Nick descubrió que algo me pasaba. El me conocía mejor que nadie en este mundo.

-¿Qué pasa amor?

-Nick, ¿ves esto? -Le dije mostrándole el paquete.

-Sí, es un paquete de toallas femeninas. Lo veo. -No entendió.

-Nick…

-¿Qué?

-Se supone que me debió de haber bajado hace una semana & aún no me baja. 

-¿QUÉ?

-Nick, esto es confuso. No me ha bajado y te juro que ya debió de haberme bajado hasta hace más de una semana. -Me desesperé. -¿Qué hacemos? Yo no puedo estar con esta duda.

-¿Te imaginas si tenemos un bebé? 

-Sí…

-¿Te has cuidado? 

-Desde que nos casamos, no. -Dije recordando.

Fui a la farmacia. Me compré un test. Regresé a la habitación del hotel. Entré al baño. Nick esperaba ansioso la respuesta. Miré la prueba. Era positiva, ERA POSITIVA, TENDRÍA UN HIJO DE NICK. Inmediatamente salí del baño.

-Sólo dime que…

-NICK, VAMOS A SER PAPÁS, ESTOY EMBARAZADA, VAMOS A TENER UN HIJO, VAMOS A SER PADRES. -Lo abracé, el lloró. Me abrazaba fuertemente. 

-Amor, no lo puedo creer, es el mejor día de mi vida. -Los dos llorábamos juntos. Era de felicidad. No nos entraba aún la idea.  

Estábamos sumamente feliz, pero sólo los dos lo sabíamos, sólo nosotros.

-¿Te imaginas?, se tiene que parecer a ti para que sea hermoso.

-No digas eso Nick, se tiene que parecer a ti.

-¿Te das cuenta? Todo, absolutamente todo valió la pena. Seremos padres, SEREMOS PADRES.

Dormimos. El nunca se despegó de mí. Tenía la mano en mi vientre, en aquel lugar en el que vivía nuestro hijo/a. Esa pequeña luz de esperanza, una razón más para estar juntos & luchar, una prueba más de que Dios existe.

Ya eran los primeros tres meses de embarazo. Por fin era seguro. El hijo de Kevin & Dani nacería en tan sólo semanas, o días. Nadie de nuestras familias sabían, yo no había regresado a LA, las tiendas quedaban a cargo de mis empleados, sólo supervisaba. Hablaba con Joe & Kevin a través de Whatsapp, sólo. Ellos tampoco sabían nada. Todos los días me dedicaba a leer libros de maternidad, aprender a tejer & platicar con el bebé. Decían que era bueno.

-Amor, ya…tres meses. -Me abrazó. -Es hora de avisarle a las familias, se volverán locos. -Nick prendió la computadora.

-Nick, ¿qué haces?

-Haremos Skype, para que puedan ver tu pancita. Esta hermosa. -Dijo acariciándola. -Es fin de semana, seguro estarán todos en casa de mis papás. Será perfecto.

Hablando de mi pancita, ya estaba algo grande, mi abdomen ya de veía un poco más grande, ya tenía forma, aunque no sentía tantos dolores. Eso era emocionante.

-N- Listo. Kevin ya preparó todo.

-¡Mira! Ahí están todos…-Dije apuntando a la pantalla.

-También te ven. -Se rió.

Observé que estaban en el jardín, creo que comían carnes asadas, todos. 

-N- Familia, _______ & yo tendremos un hijo o hija. Seremos papás. -Sonrió. -Miren su pancita, tiene 3 meses.

Todos pusieron cara de sorpresa, a Joe se le iluminaron los ojos, saltó de la emoción y dijo : “¡Seré tío!”. Todos sonreían. 

-Estoy muy feliz. Aunque tengo poco tiempo, sé que de pasara rápido. Espero estar allá para cuando nazca tu bebé, Dani. Veo que tu pancita está enorme, que alegría.

Terminamos el Skype. Ahora hablaríamos por teléfono a mi mamá. Bueno, yo ya lo había hecho desde antes, ella estaba sumamente feliz.

Viajé sola. Dani iba a tener a su bebé en una semana, sino es que en estos días. Joe me iría a traer al aeropuerto, esto era magnífico. 

Después de una larga siesta me percaté de que ya había llegado. Joe estaba ahí, aunque tenía lentes de sol puestos, yo sabía que era el. Alzó su mano & sonrió, mientras, brincaba. Me acerqué a él, tenía un olor exquisito.

-Hola, tanto tiempo sin verte….-Me dijo después de suspirar, me abrazó & derramó una lágrima. ¿Podría haber un cuñado más perfecto?

Capítulo 73 :).

Miré algo que me recordó algo. En mi maleta venía mi paquete de toallas femeninas, me espanté. Recordé que justamente hace una semana la visita de todos los meses debió de haber llegado. No puede ser…

Nick descubrió que algo me pasaba. El me conocía mejor que nadie en este mundo.

-¿Qué pasa amor?

-Nick, ¿ves esto? -Le dije mostrándole el paquete.

-Sí, es un paquete de toallas femeninas. Lo veo. -No entendió.

-Nick…

-¿Qué?

-Se supone que me debió de haber bajado hace una semana & aún no me baja.

-¿QUÉ?

-Nick, esto es confuso. No me ha bajado y te juro que ya debió de haberme bajado hasta hace más de una semana. -Me desesperé. -¿Qué hacemos? Yo no puedo estar con esta duda.

-¿Te imaginas si tenemos un bebé?

-Sí…

-¿Te has cuidado?

-Desde que nos casamos, no. -Dije recordando.

Fui a la farmacia. Me compré un test. Regresé a la habitación del hotel. Entré al baño. Nick esperaba ansioso la respuesta. Miré la prueba. Era positiva, ERA POSITIVA, TENDRÍA UN HIJO DE NICK. Inmediatamente salí del baño.

-Sólo dime que…

-NICK, VAMOS A SER PAPÁS, ESTOY EMBARAZADA, VAMOS A TENER UN HIJO, VAMOS A SER PADRES. -Lo abracé, el lloró. Me abrazaba fuertemente.

-Amor, no lo puedo creer, es el mejor día de mi vida. -Los dos llorábamos juntos. Era de felicidad. No nos entraba aún la idea.

Estábamos sumamente feliz, pero sólo los dos lo sabíamos, sólo nosotros.

-¿Te imaginas?, se tiene que parecer a ti para que sea hermoso.

-No digas eso Nick, se tiene que parecer a ti.

-¿Te das cuenta? Todo, absolutamente todo valió la pena. Seremos padres, SEREMOS PADRES.

Dormimos. El nunca se despegó de mí. Tenía la mano en mi vientre, en aquel lugar en el que vivía nuestro hijo/a. Esa pequeña luz de esperanza, una razón más para estar juntos & luchar, una prueba más de que Dios existe.

Ya eran los primeros tres meses de embarazo. Por fin era seguro. El hijo de Kevin & Dani nacería en tan sólo semanas, o días. Nadie de nuestras familias sabían, yo no había regresado a LA, las tiendas quedaban a cargo de mis empleados, sólo supervisaba. Hablaba con Joe & Kevin a través de Whatsapp, sólo. Ellos tampoco sabían nada. Todos los días me dedicaba a leer libros de maternidad, aprender a tejer & platicar con el bebé. Decían que era bueno.

-Amor, ya…tres meses. -Me abrazó. -Es hora de avisarle a las familias, se volverán locos. -Nick prendió la computadora.

-Nick, ¿qué haces?

-Haremos Skype, para que puedan ver tu pancita. Esta hermosa. -Dijo acariciándola. -Es fin de semana, seguro estarán todos en casa de mis papás. Será perfecto.

Hablando de mi pancita, ya estaba algo grande, mi abdomen ya de veía un poco más grande, ya tenía forma, aunque no sentía tantos dolores. Eso era emocionante.

-N- Listo. Kevin ya preparó todo.

-¡Mira! Ahí están todos…-Dije apuntando a la pantalla.

-También te ven. -Se rió.

Observé que estaban en el jardín, creo que comían carnes asadas, todos.

-N- Familia, _______ & yo tendremos un hijo o hija. Seremos papás. -Sonrió. -Miren su pancita, tiene 3 meses.

Todos pusieron cara de sorpresa, a Joe se le iluminaron los ojos, saltó de la emoción y dijo : “¡Seré tío!”. Todos sonreían.

-Estoy muy feliz. Aunque tengo poco tiempo, sé que de pasara rápido. Espero estar allá para cuando nazca tu bebé, Dani. Veo que tu pancita está enorme, que alegría.

Terminamos el Skype. Ahora hablaríamos por teléfono a mi mamá. Bueno, yo ya lo había hecho desde antes, ella estaba sumamente feliz.

Viajé sola. Dani iba a tener a su bebé en una semana, sino es que en estos días. Joe me iría a traer al aeropuerto, esto era magnífico.

Después de una larga siesta me percaté de que ya había llegado. Joe estaba ahí, aunque tenía lentes de sol puestos, yo sabía que era el. Alzó su mano & sonrió, mientras, brincaba. Me acerqué a él, tenía un olor exquisito.

-Hola, tanto tiempo sin verte….-Me dijo después de suspirar, me abrazó & derramó una lágrima. ¿Podría haber un cuñado más perfecto?

May 19
Capítulo 72 :).

-Sí, y ahora mismo voy a mi gira por Europa. -Concluía Justin.

-Hey, niño, ya vinieron por mi. Nos vemos luego, ¿va?

-¿Me das tu número? -Cualquier adolescente de muriera si le dijera eso Justin.

-Claro, es _________.

-Nos vemos. Te ayudo con tus maletas. -Me ayudo hasta llegar al automóvil de Nick.

-Gracias.

-Bye.

Se bajó del carro. Lo miré, los abracé & le di muchos besos. Por fin volvía a sentirlo de cerca. Por fin estábamos aquí, por fin la noche duraría un poco más.

-Te extrañaba mucho _______.

-Yo más a ti.

Llegamos al hotel. Tenía demasiada hambre. No podía más, se me antojaba una hamburguesas con papas a la francesa.

-Nick, tengo mucha hambre.

-¿En serio? Bajemos al restaurante, vamos. -Tomó mi mano.

-¿Sabes? Eres un amor. Tengo mucha hambre y tu te preocupas y me atiendes. -Sonreí.

-¿Sabes? Amo cuando sonríes. Amo cada pequeño detalle de ti, esos pequeños detalles son los que te hacen aún más bella. -Me besó.

-Yo te amo mucho.

-Yo te amo más, hermosa -Sonreía.

-Hay veces como ésta que sinceramente no sé qué responderte, siento que tú dices todo bien & perfecto & yo….bueno, yo solo digo cosas. -El río, como muy pocas veces lo hace.

-No seas así, ven, vamos. Que se me antoja una hamburguesa gigantesca con papas. -Se saboreó.

-¿Enserio? ¡Qué bárbaro! A mi también. -Me tomó de la mano, entramos al ascensor & bajamos hasta la planta baja.

Llegamos a lo que era la recepción. A lo lejos vi a una chica delgada, morena, no muy alta, no muy bajita. Ella hablaba por teléfono mientras observaba sus uñas color azul marino. Tenía puesto un enorme sombrero, una blusa de tirantes tallada, una falda larguísima, unas sandalias, una bolsa gigantesca & unos lentes de sol, aunque ya era de noche. Olvidé decir que todo lo antes mencionado era de color azul, no del mismo azul pero al fin de cuentas, azul.

Tenía el cabello largo & de un color oscuro. Se me hacía conocida. Ella tenía mucha personalidad, sabía que su cabello era hermoso, lo movía al compás del viento. La chica llamaba tanto la atención que el mundo pareciese que giraba alrededor de ella. Colgó el teléfono, suspiró, volteó a vernos & nos reconoció. Sus ojos no podían creer lo que estaba viendo, para confirmarlo, bajó un poco sus gafas para mirar mejor & confirmó sus sospechas.

Lentamente, mientras Nick no se percataba de la situación porque estábamos viendo unas revistas se acercó a nosotros, volteé antes de que ella percatara de que yo la observaba desde antes, o bueno, eso traté de hacer. Cuando se acercó sentí de inmediato su perfume con olor a rosas, era riquísimo.

-¡Hola chicos! Nunca imaginé encontrarlos por aquí…-Dijo de manera muy efusiva mientras Nick & yo volteábamos.

-¡Hola! Que gusto encontrarte…-Dije con algo de “emoción”, fingiendo que nunca antes la había visto.

-¡Hola Sel! -Sonrió.

-S-¿Qué hacen por aquí? -Sonreía infinitamente. 

-N- Estamos hospedados & vamos a cenar ahora mismo. -Dijo mirándome.

-S- Genial, ¡Los acompaño! Muero de hambre….o, _________, ¿te molesta? -Me miró con una mirada  franca.

-No, Selena, no me molesta. Vamos, también muero de hambre. -Sonreí.

Llegamos los tres al restaurante un chico muy amable, de unos 23 años nos atendía. Mientras esperábamos a que llegaran nuestras órdenes de comida, ella nos hablaba del por qué estaba aquí.

-S- Y estoy aquí, en resumen por mi video de mi nuevo sencillo. Será genial. -Sonrió. -No olviden publicarlo en sus cuentas de twitter, toda promoción ayuda. 

-N- Obvio Sel, y de paso publicas Pom Poms & listo. -Ella rió.

-Nosotros estamos aquí por el trabajo de Nick, hacía dos semanas que no lo veía…hasta ahora. Lo extrañaba demasiado, entonces…no pude evitar las ganas de venir. -Tomé su mano.

-S- ¿En serio? ¡Qué hermoso! ¿Cuál es tu trabajo Nick? -Lo miraba atentamente.

-N- Haré una película & se esta filmando aquí. -Sonrió.

-S- Que bien. Me alegra mucho que les vaya de maravilla. Que gusto, enserio. 

El joven trajo lo que ordenamos & comimos cómodamente & muy rico, la comida era deliciosa. En un momento, Nick se paró al baño.

-S- ____________, si alguna vez hice algo mal o te traté indebidamente, lo siento. 

-No Sel, no digas nada. Te comprendo perfectamente. Nada pasó, gracias por hacer las pases.

Cuando Nick regresó simplemente nos despedimos, intercambiamos números telefónicos & regresamos al cuarto. Nick me ayudó a desempacar mis maletas, miré algo que me recordó a algo. ¡No puede ser!……

Capítulo 72 :).

-Sí, y ahora mismo voy a mi gira por Europa. -Concluía Justin.

-Hey, niño, ya vinieron por mi. Nos vemos luego, ¿va?

-¿Me das tu número? -Cualquier adolescente de muriera si le dijera eso Justin.

-Claro, es _________.

-Nos vemos. Te ayudo con tus maletas. -Me ayudo hasta llegar al automóvil de Nick.

-Gracias.

-Bye.

Se bajó del carro. Lo miré, los abracé & le di muchos besos. Por fin volvía a sentirlo de cerca. Por fin estábamos aquí, por fin la noche duraría un poco más.

-Te extrañaba mucho _______.

-Yo más a ti.

Llegamos al hotel. Tenía demasiada hambre. No podía más, se me antojaba una hamburguesas con papas a la francesa.

-Nick, tengo mucha hambre.

-¿En serio? Bajemos al restaurante, vamos. -Tomó mi mano.

-¿Sabes? Eres un amor. Tengo mucha hambre y tu te preocupas y me atiendes. -Sonreí.

-¿Sabes? Amo cuando sonríes. Amo cada pequeño detalle de ti, esos pequeños detalles son los que te hacen aún más bella. -Me besó.

-Yo te amo mucho.

-Yo te amo más, hermosa -Sonreía.

-Hay veces como ésta que sinceramente no sé qué responderte, siento que tú dices todo bien & perfecto & yo….bueno, yo solo digo cosas. -El río, como muy pocas veces lo hace.

-No seas así, ven, vamos. Que se me antoja una hamburguesa gigantesca con papas. -Se saboreó.

-¿Enserio? ¡Qué bárbaro! A mi también. -Me tomó de la mano, entramos al ascensor & bajamos hasta la planta baja.

Llegamos a lo que era la recepción. A lo lejos vi a una chica delgada, morena, no muy alta, no muy bajita. Ella hablaba por teléfono mientras observaba sus uñas color azul marino. Tenía puesto un enorme sombrero, una blusa de tirantes tallada, una falda larguísima, unas sandalias, una bolsa gigantesca & unos lentes de sol, aunque ya era de noche. Olvidé decir que todo lo antes mencionado era de color azul, no del mismo azul pero al fin de cuentas, azul.

Tenía el cabello largo & de un color oscuro. Se me hacía conocida. Ella tenía mucha personalidad, sabía que su cabello era hermoso, lo movía al compás del viento. La chica llamaba tanto la atención que el mundo pareciese que giraba alrededor de ella. Colgó el teléfono, suspiró, volteó a vernos & nos reconoció. Sus ojos no podían creer lo que estaba viendo, para confirmarlo, bajó un poco sus gafas para mirar mejor & confirmó sus sospechas.

Lentamente, mientras Nick no se percataba de la situación porque estábamos viendo unas revistas se acercó a nosotros, volteé antes de que ella percatara de que yo la observaba desde antes, o bueno, eso traté de hacer. Cuando se acercó sentí de inmediato su perfume con olor a rosas, era riquísimo.

-¡Hola chicos! Nunca imaginé encontrarlos por aquí…-Dijo de manera muy efusiva mientras Nick & yo volteábamos.

-¡Hola! Que gusto encontrarte…-Dije con algo de “emoción”, fingiendo que nunca antes la había visto.

-¡Hola Sel! -Sonrió.

-S-¿Qué hacen por aquí? -Sonreía infinitamente.

-N- Estamos hospedados & vamos a cenar ahora mismo. -Dijo mirándome.

-S- Genial, ¡Los acompaño! Muero de hambre….o, _________, ¿te molesta? -Me miró con una mirada franca.

-No, Selena, no me molesta. Vamos, también muero de hambre. -Sonreí.

Llegamos los tres al restaurante un chico muy amable, de unos 23 años nos atendía. Mientras esperábamos a que llegaran nuestras órdenes de comida, ella nos hablaba del por qué estaba aquí.

-S- Y estoy aquí, en resumen por mi video de mi nuevo sencillo. Será genial. -Sonrió. -No olviden publicarlo en sus cuentas de twitter, toda promoción ayuda.

-N- Obvio Sel, y de paso publicas Pom Poms & listo. -Ella rió.

-Nosotros estamos aquí por el trabajo de Nick, hacía dos semanas que no lo veía…hasta ahora. Lo extrañaba demasiado, entonces…no pude evitar las ganas de venir. -Tomé su mano.

-S- ¿En serio? ¡Qué hermoso! ¿Cuál es tu trabajo Nick? -Lo miraba atentamente.

-N- Haré una película & se esta filmando aquí. -Sonrió.

-S- Que bien. Me alegra mucho que les vaya de maravilla. Que gusto, enserio.

El joven trajo lo que ordenamos & comimos cómodamente & muy rico, la comida era deliciosa. En un momento, Nick se paró al baño.

-S- ____________, si alguna vez hice algo mal o te traté indebidamente, lo siento.

-No Sel, no digas nada. Te comprendo perfectamente. Nada pasó, gracias por hacer las pases.

Cuando Nick regresó simplemente nos despedimos, intercambiamos números telefónicos & regresamos al cuarto. Nick me ayudó a desempacar mis maletas, miré algo que me recordó a algo. ¡No puede ser!……

May 19
Capítulo 71 :).

Tocó la puerta, abrí. Mis ojos no podían creer lo que estaban viendo. Era mi amiga, Abigail. Después de tantos años por fin la veía. Eso era algo demasiado bueno.

-¡Abigail!

-¡_____! -Me abrazó.

-Pasa, pasa. Tenemos mucho que platicar. ¿Quién te dio mi número?

-Una larga historia, pero fue Joe.

-Y cuéntame, ¿qué te dio por buscarme?

-Es que, me estoy despidiendo de todos & tú, amiga, no podías faltar. -Sonreía.

-¿Por qué? ¿A dónde te vas?

-A Australia. Me ofrecen una oferta buenísima de trabajo. Entonces, ahí estaré. 

-Que bien, cuéntame, ¿Qué has hecho?

-Nada muy importante aún. He visto que te ha ido demasiado bien amiga, con tus diseños y todo.

-Hay sí, es algo que me ha bendecido durante este tiempo.

Platicamos casi todo el día de todo lo que no habíamos platicado en tanto tiempo. Eso me ponía de muy buen humor. Demasiado. Recordé al instante todas las hermosas tardes que pasábamos, todo lo que platicábamos, nuestros secretos, todo.

-Abigail, ¿Aún eres novia de Nathan? -Recordaba su viejo amor.

-No, fue algo triste.

-¿En serio? ¿Qué pasó?

-Al poco tiempo de que te fuiste, me entregué a él, y, el príncipe mágicamente se esfumó.

-¡Que imbécil!

Eso me hizo recordar algo que una chica de último grado me dijo mientras yo era una niña inexperta de primer grado. Ella me había dicho que había un secreto para que un hombre te tomara enserio. Me dijo que nunca había que tener sexo con un hombre cuando eran adolescentes & llevabas poco tiempo de relación porque muchas veces era lo que buscaban. Tal vez tenía razón.

-Y tu de maravilla con Nick, ¿no?

-Si, soy inmensamente feliz.

-Que hermoso, yo vi nacer esa relación y ahora hasta están casados y todo. Que padre.

Cenamos y ella regreso a su casa, me despedí, le deseé la mejor suerte del mundo. Era la misma niña, todo era lo mismo al lado de ella.

••••

Era mitad de semana, miré mi calendario. No tendría nada más que hacer, no me importaba nada más. Me iba a Carolina, tenía que hacerlo.

Decidida, tomé mis maletas y empecé a poner dentro de ellas mi ropa & todo. Arranqué el automóvil & me fui al aeropuerto.

-Señorita, un boleto el vuelo más pronto hacia Carolina, por favor.

-Aquí tienes. -Pagué de inmediato, el vuelo salía en 30 minutos. En lo que iba a todo el proceso, desde el pase de abordar hasta abordar el avión, ya se había hecho ese tiempo.

Dormí. Al llegar era de noche. Tenía que hablarle a Nick, porque yo no conocía absolutamente nada de este lugar.

-Bueno.

-Nick.

-¿Qué pasó amor?

-Estoy en Carolina, ven por mí al aeropuerto.

-¿QUEEEEEE? AHORA MISMO VOY PARA ALLÁ. TE AMO.

En lo que Nick llegaba, algunas chicas me hacían platica, al parecer sabían que yo era la esposa de Nick, porque antes, no tenía mucho imán con la gente. Platicábamos de cosas comunes, qué tan cómodo había estado el viaje, de dónde venían y así. 

Se me hizo raro, un chico de lentes oscuros se acercó a mí.

-Hola, ¿Qué tal?

-Hola….¿Te conozco?

-Soy Justin.

-¡Hola! ¿Cómo has estado?

-Muy bien. No digas mi nombre, puede resultar perjudicial. 

-Lo sé. Ven, siéntate. Platiquemos.

Me agradaba encontrarme con él. Aunque sabía que a Joe no le agradaba a mí se me hacía un buen chico.

Capítulo 71 :).

Tocó la puerta, abrí. Mis ojos no podían creer lo que estaban viendo. Era mi amiga, Abigail. Después de tantos años por fin la veía. Eso era algo demasiado bueno.

-¡Abigail!

-¡_____! -Me abrazó.

-Pasa, pasa. Tenemos mucho que platicar. ¿Quién te dio mi número?

-Una larga historia, pero fue Joe.

-Y cuéntame, ¿qué te dio por buscarme?

-Es que, me estoy despidiendo de todos & tú, amiga, no podías faltar. -Sonreía.

-¿Por qué? ¿A dónde te vas?

-A Australia. Me ofrecen una oferta buenísima de trabajo. Entonces, ahí estaré.

-Que bien, cuéntame, ¿Qué has hecho?

-Nada muy importante aún. He visto que te ha ido demasiado bien amiga, con tus diseños y todo.

-Hay sí, es algo que me ha bendecido durante este tiempo.

Platicamos casi todo el día de todo lo que no habíamos platicado en tanto tiempo. Eso me ponía de muy buen humor. Demasiado. Recordé al instante todas las hermosas tardes que pasábamos, todo lo que platicábamos, nuestros secretos, todo.

-Abigail, ¿Aún eres novia de Nathan? -Recordaba su viejo amor.

-No, fue algo triste.

-¿En serio? ¿Qué pasó?

-Al poco tiempo de que te fuiste, me entregué a él, y, el príncipe mágicamente se esfumó.

-¡Que imbécil!

Eso me hizo recordar algo que una chica de último grado me dijo mientras yo era una niña inexperta de primer grado. Ella me había dicho que había un secreto para que un hombre te tomara enserio. Me dijo que nunca había que tener sexo con un hombre cuando eran adolescentes & llevabas poco tiempo de relación porque muchas veces era lo que buscaban. Tal vez tenía razón.

-Y tu de maravilla con Nick, ¿no?

-Si, soy inmensamente feliz.

-Que hermoso, yo vi nacer esa relación y ahora hasta están casados y todo. Que padre.

Cenamos y ella regreso a su casa, me despedí, le deseé la mejor suerte del mundo. Era la misma niña, todo era lo mismo al lado de ella.

••••

Era mitad de semana, miré mi calendario. No tendría nada más que hacer, no me importaba nada más. Me iba a Carolina, tenía que hacerlo.

Decidida, tomé mis maletas y empecé a poner dentro de ellas mi ropa & todo. Arranqué el automóvil & me fui al aeropuerto.

-Señorita, un boleto el vuelo más pronto hacia Carolina, por favor.

-Aquí tienes. -Pagué de inmediato, el vuelo salía en 30 minutos. En lo que iba a todo el proceso, desde el pase de abordar hasta abordar el avión, ya se había hecho ese tiempo.

Dormí. Al llegar era de noche. Tenía que hablarle a Nick, porque yo no conocía absolutamente nada de este lugar.

-Bueno.

-Nick.

-¿Qué pasó amor?

-Estoy en Carolina, ven por mí al aeropuerto.

-¿QUEEEEEE? AHORA MISMO VOY PARA ALLÁ. TE AMO.

En lo que Nick llegaba, algunas chicas me hacían platica, al parecer sabían que yo era la esposa de Nick, porque antes, no tenía mucho imán con la gente. Platicábamos de cosas comunes, qué tan cómodo había estado el viaje, de dónde venían y así.

Se me hizo raro, un chico de lentes oscuros se acercó a mí.

-Hola, ¿Qué tal?

-Hola….¿Te conozco?

-Soy Justin.

-¡Hola! ¿Cómo has estado?

-Muy bien. No digas mi nombre, puede resultar perjudicial.

-Lo sé. Ven, siéntate. Platiquemos.

Me agradaba encontrarme con él. Aunque sabía que a Joe no le agradaba a mí se me hacía un buen chico.